domingo, noviembre 23, 2014

Redes sociales: Oportunidad o/y Riesgo


Hace unas semanas Ximena Oñate, Gerente General de Coasin Business Solutions, me pidió un artículo sobre este tema para su revista corporativa, de esas que aún se editan en papel, aunque Coasin sea una reconocida empresa del mundo tecnológico, o quizás por eso.Y así, con su papel de buen gramaje, me acaba de llegar con mi artículo que reproduzco aquí..
    


"La palabra Red, hoy suele suscitarnos la idea de pertenencia, de formar parte de algo, de posibilidad para lograr un propósito. En nuestro hablar común también nos referimos a “saltar con red” como tener la salvaguarda de que nuestro salto no va a acabar en una tragedia.

Son acepciones positivas que se contraponen con la Red que puede atraparnos, como si fuésemos víctimas de una araña poderosa que nos deja inermes y vulnerables. La red que sirve para pescar también puede ser que nos pesque a nosotros. No cabe duda, por tanto, que hablar de las Redes Sociales y reflexionar sobre ellas es un tema central en el mundo de hoy.

En esta columna sólo pretendo abrir esta preocupación, con la misma posición (que me recordaban hace muy poco mis primeros socios) que planteaba hace 40 años, cuando empecé en España a dar conferencias de Informática y decía, parafraseando a Papenheim, que la tecnología es neutra, las que no lo son, son nuestras intenciones.

Le he preguntado a mi hija qué piensa de las Redes Sociales, para qué las ve útiles y su respuesta ha sido que producen una importante sensación de unión, de formar parte de una comunidad ilimitada, de acompañarte  en la soledad.

Hablando un rato más hemos llegado a la conclusión que esa idea de estar conectado también nos puede desconectar de lo más cercano, que ese “millón de amigos”, puede ser la fantasía de una falsa compañía. ¿Entonces? Simplemente no todo lo que brilla es oro. Yo soy usuario de las Redes Sociales y podría hablar a favor y en contra.

Cuando pienso a favor, coincido con mi hija que las Redes Sociales dan una respuesta a la profunda necesidad humana de ser comunidad y de ser vistos para existir, exacerbada por una forma de vivir en competencia,  que permiten una velocidad de difusión inimaginable y una cobertura ilimitada, que pueden generar una percepción de fuerza desconocida que de hecho tiene desconcertados a los políticos del planeta y que podrían permitir a través de esa capacidad de la interconexión llegar a generar posibilidades creativas que la complejidad del mundo actual demanda. En definitiva, aparecen posibilidades de valor en un mundo diverso y poco previsible.

Cuando pienso desde la prevención y dejando a un lado usos como el cyberbulling, el phising o los malware, me preocupa la forma en que pueden hacer vulnerables la privacidad y la identidad de las personas, su efecto multiplicador conducido por el vértigo de influir sin que exista la responsabilidad suficiente para esa capacidad de influencia. Me preocupa que llevados por la posibilidad de crear rápidamente estados emocionales a favor o en contra de algo hagamos ingobernable a la sociedad y que la apariencia de acuerdo desde una información asimétrica y muchas veces superficial, sustituya al debate de las ideas.

Si, como dice el experto en Redes Sociales James Fowler, “para saber
quiénes somos tenemos que comprender con quienes estamos conectados”, en sustitución del viejo refrán “dime con quién andas y te diré quién eres”, entonces, y por la importancia que las Redes Sociales tienen y la que tendrán en las generaciones que están creciendo con ellas, se hace necesario una educación social para las redes, que se pregunte más allá del impacto relacional y creativo por la dimensión ética. Si fuese Savater escribiría “Ética para las Redes Sociales”. No siéndolo, me conformo con esta discreta sirena de aviso para navegantes.

miércoles, noviembre 19, 2014

Dirigir creando comunidad




Me he hecho muchas veces la pregunta de qué cambia y qué permanece en el arte de dirigir a través de los tiempos o en los distintos contextos en que se mueven las organizaciones y los grupos humanos. En ese preguntarme ya parto del supuesto de que hay cosas que permanecen y otras que se transforman y baso mi supuesto en la observación de un mundo que cambia,  de una biología que cambia, de ritmos que varían, de innovaciones e inventos, de conocimientos que nos transforman y  también de ciclos que vuelven, de valores que permanecen, de una esencia de lo humano que se mantiene a lo largo de los siglos que conocemos.
  
No es este un artículo para inventariar esos factores clasificadamente, sino más bien para subrayar como algo lógico el que cambien los lenguajes y los propósitos a la hora de dirigir. He citado más de una vez algo que me impresionó en septiembre del 2.010. En esa fecha se celebró el Congreso Mundial de RRHH en Montreal al que asistió el psicólogo chileno Ignacio Fernández y tuvo la ocurrencia de tuitear lo que allí sucedía. En uno de sus tuits dio cuenta que el profesor experto en organizaciones Henry Mintzberg dijo en su conferencia, que a pesar de lo que había mantenido en sus numerosos escritos, al describir el mundo organizacional como un entramado de estructuras, funciones y procesos, hoy no concebía  que en el siglo 21 triunfen empresas que no se conviertan en una comunidad. Lo releí: comunidad.  Distinguí: no ha dicho secta, sino comunidad.


A finales de los años 80 leí el libro de Mintzberg “La estructuración de las organizaciones”, en el que

hablaba de flujos de información, descripciones de funciones y puestos, adoctrinamientos, superestructuras y agrupaciones de unidades. Eran más de 500 páginas, pero en ninguna de ellas recuerdo que hablase de comunidad o de algo que se le pareciese.  Veinticinco años más tarde considera que ese es el factor fundamental. No pienso que es de sabios rectificar, sino que el profesor ve hoy en el escenario en el que vivimos aspectos que antes no veía.



Precisamente en estos días con un grupo de amigos coaches (entre los que por cierto también está Ignacio Fernández) estamos hablando de qué significa ser comunidad y esto porque queremos desarrollar una red de comunidades que conversen y piensen sobre el mundo del que somos parte, para entenderlo mejor  y ser mejores observadores de lo que acontece en él y lo que consideramos posible. Para comenzar nuestra conversación entendimos que debiamos  partir de  preguntas como ¿Qué es ser Comunidad? ¿Para qué ser comunidad? ¿Qué nos permite ser Comunidad? ¿Qué nos impide?

Sabemos que comunidad viene de comunión, de unión de lo común, sabemos que nacemos de una comunión y de nuestra naturaleza gregaria. El director de cine Roberto Rosellini señala que el fundamento de una sociedad es la Ley, pero el de una comunidad es el amor.    Podemos decir que si hablamos de comunidad hablamos del amor a algo, de un amor que nos une. Podríamos empezar a distinguir que no es por tanto por una mera conveniencia por lo que nos reunimos en comunidad, aunque alguien nos dirá que amar y ser amados es muy conveniente o que lo que nos una sea el amor a un propósito también es muy saludable y conveniente para el termómetro de nuestras alegrías y nuestra satisfacción más íntima y profunda.


Empiezo así a entender a Mintzberg y la importancia que exista un vínculo más sólido entre las personas que conformen una organización, empiezo a entender a los líderes que construyen comunidades en las que las personas no sigan simplemente sus propuestas por muy sugerentes que éstas sean, sino que construyan conjuntamente una visión y la vivan como propia, porque de esa construcción surge el auténtico compromiso.

Cuando compartimos valores y propósitos podemos dar cabida a la diferencia a sabiendas que nos enriquecerá, que nos hará más amplios, podemos ser flexibles sabiendo que lo importante no corre peligro y que esa flexibilidad permitirá que lo diferente se exprese.

Y esto porque, siendo cierto que nacemos en comunidades, en tribus o en familias, también en ese “calor” aparece en nosotros el impulso de la individuación, de nuestro propio espacio, de la diferencia. Cuando las comunidades eliminan lo  diferente surge la asfixia personal, cuando las sociedades promueven la competencia personal para sobrevivir surge el anhelo de volver a la comunidad.

Tal vez por eso, en un momento en que los sistemas políticos y sociales nos están llevando de la prevalencia de la economía de mercado al escenario de la sociedad de mercado, como lo plantea el profesor de Harvard Michael Sandel en su último libro “¿Qué no se puede comprar con dinero?” es que en el mundo empieza a expresarse una indignación, una insatisfacción emergente, un semáforo que nos alerta de que algo se está derrumbando.

Hoy cuando empezamos a darnos cuenta que el culto a los egos, que la lógica de competir, que la idea de que todo tiene un precio se impone, empezamos también a comprender de nuevo que algunos bienes  cuando tienen precio pierden su valor. Y ese valor nos resulta imprescindible para que la corrupción no nos arrase. Eso es lo que empezamos a sentir cuando la justicia tiene precio, cuando la democracia tiene precio, cuando la libertad tiene precio, cuando la dignidad tiene precio o la compañía, la educación, la salud, los momentos de felicidad y placer.

Vuelvo entonces a mi argumento para coincidir con Mintzberg. Dirigir organizaciones que construyan valor en el mundo en el que operan y perduren en el tiempo requiere de la creación de un valor interno que no se mida por el precio, por el logro a cualquier costo o porque el hombre sea un lobo para el hombre. Requiere del sentimiento de pertenencia a una comunidad en la que podemos expresarnos de forma diferente, ser individuos distintos y comuneros leales.

La clave parece ser compartir un sueño, construir relaciones personales de calidad basadas en valores y afectos y situarnos en el espacio de la abundancia.  Era más fácil, profesor Mintzberg, cuando nos organizábamos por funciones, procesos o comités a los que podíamos ir a lucirnos, pero reconozco que el desafío me produce un confortable calor por dentro.  

martes, octubre 21, 2014

Dirigir desde el paradigma del Saber



Entre las sincronicidades de estos últimos meses está la compulsión a escribir sobre el cambio y la incertidumbre, como quien da vueltas alrededor de un árbol o de una esquina o pasa las hojas de un libro leído decenas de veces en busca de un mensaje oculto entre los párrafos que aún falta develar. 

Y junto a eso, la curiosa coincidencia de que un buen número de mis coachees de este momento van descubriendo que su gran quiebre es que se acercan a la función de dirigir desde el paradigma del saber. Eso me obliga a mostrarles distinciones sobre cambio e incertidumbre, sobre lo técnico y lo adaptativo, sobre surfear o tratar de caminar sobre las olas.

No hace mucho conversaba con Budeny Correa, una excelente colega y buena amiga,  que desde el saber, como lo hemos entendido tradicionalmente, nos enfrentamos  a los nuevos escenarios con las viejas recetas, intentando con poco éxito que encajen y que la realidad se amolde a nuestro saber, al terminar escribí las siguientes notas: 

“Cuando creo que lo que he llegado a ser es por mi saber, de  alguna manera no valoro
a quien soy sin ese saber.

Cuando no reconozco que quien he llegado a ser ha sido por mi desarrollo, mis propios errores y mis cambios no es fácil que pueda medir a los demás por su desarrollo, sus cambios y lo que aprendieron errando,  sino por su saber.

Cuando creo que mi identidad está ligada a mi saber, que me quieren y/o respetan por eso, mi valor es mi saber y evitaré entrar en aquellos espacios en que no sé y trataré de generar reglas en las que el saber sea lo primordial.

Cuando lo demás llegan a verme como el que sabe es difícil que se atrevan a innovar a través de aquello que no saben, es probable que prefieran quedarse a la sombra de mi saber cómo un lugar seguro y fresco.

Cuando los demás reconocen que les juzgo por su saber estarán más preocupados por superar el examen de su conocimiento, para ser legitimados, que por colaborar y construir equipo. Aprendimos a tratar de sacar la mejor nota ante el profesor, no a ponernos de acuerdo para sacar la misma nota.

La mala noticia es que en los tiempos de incertidumbre el saber siempre remite a lo pretérito y por lo tanto trato que mi gente transite los caminos que yo conozco, pero en la incertidumbre es más valiosa la capacidad de contención y de generación de esperanza y  empoderamiento, que dar instrucciones que por la complejidad de lo incierto serán simples bengalas en el día.


Y como algo sé en mi más profundo interior, sé, sin querer saberlo, que debería salir a caminar sin mapa como un explorador, pero cómo reconocer que no tengo mapa, si quienes me rodean piensan que soy un libro de mapas, dado que  yo siempre supe.

Mientras no reconozca en mi corazón que el nuevo escenario requiere otros paradigmas, el del querer o el del coraje y el valor, estaré mirando al mundo desde mis ojos de sabedor, aunque lo que vea no sea el mundo real. Veré equipos donde hay grupos, veré incapacidades donde hay dudas, veré enemigos donde hay cuestionadores.

Desde mi paradigma del saber es difícil reconocer que lo que se espera de mí en esta situación es algo que aún no sé, porque si fuera así ya no serviría, no estaría dando la talla.

Tal vez  tenga que descubrir que la verdadera sabiduría es la que no considera al saber cómo su pedestal. Tal vez como Séneca deba reconocer que “sólo sé que no sé nada”, pero que confío tanto en mí y en quien soy que puedo aventurarme a aprender a dirigir sin mapa, a escuchar las señales y construir interpretaciones en las que puedo ser vulnerable.

Claro para eso tengo que empezar por hacerme preguntas sobre la confianza profunda en mí mismo y en quienes llamo mi equipo y empezar a diseñar un nuevo modelo de relaciones en el que me anime un nuevo desafío: construir con otros una Visión y el proceso para lograrla  y más que evaluarlos hacer que se hagan cargo de desarrollarla sin dependencia y más que mi saber entregar mi sabiduría y mi afecto.”

Sí, escribí esto mientras me daba cuenta que algo dentro se removía. Después en otra reunión de colegas, Eduardo Olguín  pronunció la palabra “encontrador” para ponerla frente al buscador que yo estaba proponiendo y al caminar por las calles de Santiago empecé a pensar que puede ser esta una de las claves del misterio: que el que sabe, cree saber lo que busca y que lo quiere porque sabe que funciona y lo sabe porque alguna vez funcionó, mientras que el que quiere lo que sabe es encontrar lo que requiere con la esperanza y la voluntad de que funcionará.


Hay un plan inconsciente que le lleva a partir de que reconoce lo que quiere y se lo dice  y lo escribe y lo repite. La condición es estar en profunda conexión consigo mismo, eso que nuestro mundo occidental ha hecho tan difícil. Saber esto es otra forma de saber, que puede sumarse al querer y al poder.

Para el primero, el que sabe, la incertidumbre es un avieso enemigo, para el segundo es la bruma de algunos amaneceres.             
    

domingo, septiembre 21, 2014

El VALOR del ERROR


Rabindranath Tagore fue un poeta, filósofo, músico, ensayista y polifacético bengalí que revolucionó la literatura de su idioma. Hoy los himnos de Bangladesh e India son dos canciones compuestas por él. Leí en mi adolescencia su obra "El jardinero", después "Gitanjali" y "La luna nueva" y quedé conmovido por su sensibilidad.

Tagore recibió el Premio Nobel de Literatura en 1.913, pero hoy llega a este blog por la frase que encabeza este post  y que traigo como una "perla cultivada"

Insistimos en culturas punitivas cuando el error, como el dolor son las principales fuentes de aprendizaje humano. "Si cierras la puerta a todos lo errores, también la verdad se quedará fuera". Yo añadiría: Dejarás fuera el aprendizaje y te quedarás con el miedo, perderás la oportunidad de la humildad y elegirás la cobardía.  Te cerrarás la oportunidad de entender lo que es un obstáculo que has de superar y buscarás una explicación que te acomode.

Me pregunto a mí mismo cuántas veces lo he hecho, cuántas veces lo hago, en qué lo sigo haciendo. En buena parte de mis coaching trato de mostrarlo. Hoy lo escribo para quienes leen estas entradas y sobre todo lo escribo para no olvidarlo yo.